Día 3: Refugio La Nova – Refugio Elisabetta

Después de dos días de caminatas de más de 25km, con 1200m de ascenso cada una y más de 10 horas… Caminar únicamente 15 km en 5 horas es un descanso monumental.

Los primeros días conocí a un francés que ha hecho el tour un par de veces, y me dijo que el cuerpo se acostumbra después del 3 días… Como buen Colombiano, no le creí nada y seguí pensando que cada paso seria una agonía de principio a fin.

Para mi sorpresa, aquel monsieur, tenía razón… Hoy he podido mantener un ritmo constante por varias horas si hacer paradas, la espalda ya no se queja por el peso de la maleta y el ritmo de caminata ha aumentado. Ahí si como dicen: más sabe el diablo por viejo que por diablo.

Finalmente fue un buen día, cruzar la frontera entre Francia e Italia se siente bien, y llegar al Refugio Elisabetta fue una experiencia increíble… Debo agregar que tiene la mejor comida que he probado en este viaje; almorcé unos espectaculares Gnocchi en salsa de tomate y en la cena nos dieron: risotto de entrada, carne en salsa de vino con habichuelas y puré de papa de plato fuerte y “panacota” de poste. Todo con abundante (ilimitado diría yo) pan y queso parmesano.

El refugio tiene 2 historias, la oficial, aquella que se encuentra en internet y que esta inscrita en una placa a la entrada del refugio. Y la de los lugareños… Contrario a lo que uno se puede imaginar, ningun incluye asesinatos, conspiraciones y solo la segunda contiene un toque de romance…

La primera (oficial) dice que el refigio fue fundado en memoria a Elisabetta Soldini Montanaro, quien era una alpinista experimentada y murio en una de las expediciones.

La segunda, personalmente mi favorita, cuenta que la señora Elisabetta Soldini, no solamente era una gran alpinista; su esposo tambien lo era, era una familia adinerada la cual disfrutaba explorar nuevas rutas y picos virgenes en los alpes. Por alguna razon (nadie logra ponerse de acuerdo en este tema) el señor Soldini decidio un dia salir de expedicion sin su esposa, el clima no era muy bueno, amenazaba tormeta. Cargo equipo ligero (no planeaba estar fuera mas de 1 dia) y decidio subir uno de los peligrosos picos alpinos. Durante el desenso se desato una gran tormeta de nieve y nunca volvio a casa, buscaron su cuerpo durante dias y finalmente lo encontraron en un punto cercano a donde se encuentra actualmente el refugio; su esposa, Elisabetta, decidio que no queria que esto volviera a suceder y decidio fundar el Refugio para socorrer y ayudar a todos los exploradores de la zona.

Terminamos la noche jugando cartas con unos amigos franceses y estadounidenses, una mezcla de insultos, risas y chistes mal traducidos.

Esto es el Tour Du Mont Blanc, hasta el momento, una de las mejores experiencias de mi vida.

Powered by Wikiloc

0 Comments

Deja un comentario