Caminar te hace mas creativo y cura las penas

En este blog siempre hablamos de grandes caminatas por montaña, de días y días de morral al hombro y subir y bajar montañas, sin embargo, algo tan sencillo como 30 minutos de caminata diaria ayudan a tu cuerpo, tu mente, te ayudan a tener un mejor estado emocional y a liberar estrés.

De acuerdo a la universidad de Stanford, el pensamiento creativo mejora mientras una persona camina y se mantiene de esta forma por un tiempo; ademas de aliviar el estrés, ayudando a aliviar las penas y mejorando tu estado físico.

Adicionalmente el estudio concluyo, que no importas si caminas en la ciudad, en tu conjunto, en un parque o por la montaña, ya que, el acto de caminar y no el ambiente fue el factor principal.

Durante el estudio, los niveles de creatividad eran constantemente y considerablemente mas elevados en aquellas personas que habían caminado que para aquellas que permanecían sentadas.

Tal como afirman Oppezzo y Schwart en el estudio publicado en el Jorunal of Experimental Psycology: Learning, Memory and Cognition.

“Muchas personas personas anecdóticamente afirman que tienen sus mejores pensamientos al caminar. Finalmente, podemos estar dando un paso, o dos, para descubrir por qué”

Que tan buena es la monotonía?

Contrario a lo que muchos piensan, a nuestro cerebro no le gustar estar automatizado, esto genera estrés; y, nuestros hábitos diarios, sin darnos cuenta, permiten que todo se haga de forma automática.

Por esta razón, el peor enemigo para nuestro cerebro es la rutina. Hacer todos los días las mismas cosas logra, a pasos agigantados, que caigamos en una especie de depresión y en un inevitable estado de desanimo.

Poco a poco, nuestro cerebro y nuestro cuerpo se vuelven mas lentos; nos cuesta concentrarnos por que no tenemos ningún estimulo que exija ningún esfuerzo; empieza a fallar nuestra memoria, por que no hay nada que nos sorprenda o parezca interesante, por esto, frente a una baja motivación, el recuerdo es menor.

El desanimo, hace que tengamos menos conexiones neuronales, menos sinapsis… Nuestro cerebro deja de disfrutar y la creatividad cae, en ese momento se rige por pautas y rutinas establecidas y caemos en un circulo vicioso, afectando nuestra salud emocional y física.

De acuerdo al doctor Jose Angel Obeso, los cerebros automatizados son mas comunes en las grandes ciudades, entre aquellas personas que a duras penas dedican tiempo a sus propias necesidades emocionales, pues viven en grandes urbes rodeadas de contaminación y estrés.

Caminar, te libera

“Los caminantes no tienen obligaciones, solo el sencillo placer de liberarse paso a paso en su camino”. 

De acuerdo al doctor Jose Angel Obeso, los beneficios no son inmediatos, estos se empiezan a notar a partir de la primera semana y se acentúan mas cuando caminar se vuelve un habito en nuestras vidas. En ese momento, empezamos a notar los resultados.

Al andar, el cerebro no se preocupa por nada, ES MUY FACIL!!, todo el mundo lo hace, ademas, le da una dosis extra de oxigeno y aire puro al cerebro, por eso hacerlo al aire libre y en la naturaleza, es mejor.

Esto general una estimulación del lóbulo frontal, el cual esta íntimamente relacionado con la creatividad y el estado de animo. Si a ello le sumamos la liberación de endorfinas, la magia aparece, nos sentimos mas eufóricos y optimistas.

Este estado de animo, genera un aumento de la creatividad, no tenemos presión, el cortisol segregado por el estrés desaparece y rompemos ese muro que general el negativismo. Ahora nos sentimos mas relajados, entusiastas y confiados.

Continuamente vivimos acostumbrados a movernos por espacios pequeños: la oficina, la casa, los restaurantes, supermercados, etc., el espacio siempre es limitado y lleno de gente. Lugares que generan tension.

Sin embargo, el hecho de empezar a caminar por lugares mas amplios, como un parque o una reserva natural, genera una sensación de libertad y expansion.

De acuerdo al doctor Obeso, debemos buscar un contacto continuo con la naturaleza, es como volver a nuestras raíces, a nuestro origen, no es una actividad espiritual, es una necesidad orgánica.

Si caminamos por la ciudad, respiramos continuamente partículas toxicas, lo ideal, es hacer una limpieza con aire puro; ademas, es necesario que nuestros ojos encuentren escenarios nuevos, con estímulos que de vida nueva a nuestro cerebro.

La rutina mata tu cerebro.

Realizar continuamente la misma rutina, responder de la misma manera a lo que nos sucede y tratamos de mantener un estilo de vida monótono, nuestro cerebro nunca creara nuevas conexiones, lo que seguramente generara depresión y volverá lenta nuestra forma de pensar.

Si agregamos un momento para estar en la naturaleza, unos minutos para caminar y rodearte de un mundo nuevo, lograras aumentar tu creatividad y al mismo tiempo generar nuevas conexiones cerebrales, lo que te llevara a nuevas formas de reaccionar a los problemas de la vida y mejores estados de animo.

0 Comments

Deja un comentario